El excandidato presidencial Rodolfo Hernández convocó a reuniones con algunos colaboradores, simpatizantes y empresarios para analizar la conformación del partido Liga de Gobernantes Anticorrupción. Según cuatro asistentes, fueron reuniones cerradas de diez personas.

Los diálogos se realizaron en el hotel Cosmos 100 en Bogotá. Allí, Hernández presentó a su esposa Socorro Oliveros como la directora del futuro partido y planteó lo que será su proyecto político.

Dijo que, de cara a las elecciones locales de 2023, buscarán que el partido conforme “franquicias” que repliquen en cada región lo que se ha hecho en Santander.

“La idea es que se mantenga su marca personal, que sigan la misma imagen, diseño, línea gráfica. Lo mismo en cada región”, indicó Adriana Vargas, quien fue presentada como secretaria general del partido.

Vargas es administradora de empresas y ocupó el cuarto renglón en la  lista  de Representantes de la Liga en Santander. Es de confianza del excandidato presidencial y en la campaña estuvo a cargo de la sede Casa Nariño en Bucaramanga.

Explicó que su designación podría ser transitoria, mientras se adelantan los trámites de constitución del partido ante el Consejo Nacional Electoral y que falta definir quién ocupará la dirección política y el comité de ética.

Lo anterior dejó entrever en el comunicado que sacó la semana pasada anunciando que asumiría la curul en el Senado: que su base política está en los 5,8 millones de votos que sacó en la primera vuelta y no el total de los 10,6 millones de segunda, porque fueron los que votaron por él y no contra Petro.