La Superintendencia de Industria y Comercio impuso la sanción financiera a ocho empresas de telefonía móvil por violar el régimen de portabilidad numérica. Es decir, la posibilidad de que sus usuarios de cambien a la competencia sin perder su número de teléfono.

Las empresas sancionadas son Claro, Movistar, Tigo, ETB, VIRGIN Mobile, Móvil Éxito, Wom y Avantel. Las mayores multas fueron aplicadas a Claro con 2.492 millones de pesos, Movistar con 2.076 millones de pesos, y Tigo con 916 millones de pesos.

Entre las irregularidades cometidas con más frecuencia están el negarse a cambiar el operador a pesar de lo que dice la regulación, no cumplir los pasos para hacer el cambio de operador y no efectuar la portabilidad tampoco los plazos previstos.

Según la SIC, estás empresas además desconocieron el deber de suministrar la información requerida por la autoridad de “manera exacta y completa”.

Además de las sanciones económicas, se les ordenó a cada uno de los operadores una medida administrativa de carácter inmediato y permanente, con la finalidad de que se abstengan de realizar cualquier tipo de conducta que ‘ponga traba’ a los usuarios en su derecho de la libre elección de operador, de conservar el número de su línea, así como garantizar la continuidad del servicio.