Los funcionarios de la Administración Municipal de Manizales que incumplan las medidas sanitarias de orden nacional, departamental y municipal serán objeto de procesos disciplinarios.

El control disciplinario es un elemento indispensable de la administración pública, puesto que garantiza que la función pública sea ejercida en beneficio de la comunidad y para la protección de los derechos y libertades de los asociados.

El derecho disciplinario está integrado por todas aquellas normas mediante las cuales se exige a los servidores públicos un determinado comportamiento en el ejercicio de sus funciones, ya que estos no sólo responden por la infracción a la Constitución Política de Colombia y a las leyes, sino también por la omisión o extralimitación en el ejercicio de sus funciones.

Desde el 15 de marzo, fecha en la que se confirmó el primer caso positivo de coronavirus en la capital de Caldas, la Alcaldía de Manizales ha adelantado acciones tendientes a mitigar el contagio por el virus SARS-COV2.

En este sentido, la violación de medidas como el aislamiento preventivo obligatorio y violación de toques de queda, como el decretado durante el fin de semana festivo de Halloween, y el incumplimiento de la modalidad de trabajo en casa proferida por la administración municipal para sus trabajadores entre el 22 de octubre y este viernes 6 de noviembre, serían causales para que un funcionario público fuese objeto de un proceso de control disciplinario.

 

 

 

 

  • Los procesos de control disciplinario están compuestos de cinco etapas:

 

  1. Indagación previa.
  2. Investigación disciplinaria.
  3. Suspensión disciplinaria.
  4. Cierre de investigación y evaluación.