El superintendente de Salud, Ulahí Beltrán López, participó del evento organizado por la Defensoría del Pueblo: “La tutela y los derechos a la salud y la seguridad social”.

En el certamen fueron presentadas las cifras registradas por el ente de control, que evidencian la violación reiterada de los derechos en salud de los usuarios.

El alto funcionario indicó que durante lo corrido del 2022, se han aumentado en un 38% el número de quejas gestionadas ante las administradoras de recursos (EPS) que cuentan con seguimiento de fallo de tutela.

En desarrollo de su intervención, Beltrán López les envió un  mensaje a las EPS: “la única alianza de la Supersalud es con los usuarios y no con los infractores que impiden el acceso al derecho a la salud de los ciudadanos”, y advirtió que el control de esta Superintendencia será robustecido para que el derecho a la vida y la salud se garanticen sin barreras.

Durante el foro organizado por este organismo del ministerio público se conocieron cifras y resultados en torno a las tutelas y al derecho a la salud en Colombia.

El superintendente reiteró que para disminuir la congestión del aparato judicial, la entidad a su cargo va a disminuir los requerimientos documentales a las EPS, y restablecerá un control efectivo sobre sus vigilados.

“Los ciudadanos exigen soluciones. Debemos ser proactivos para generar credibilidad y confianza, y llegarán al aparato judicial los casos que deben llegar, porque vamos a garantizar una respuesta desde nuestra facultad de control a ciertos comportamientos indebidos, se acabó la complacencia con las EPS infractoras”, anotó.

Luego de escuchar los casos de varios pacientes que acudieron a las tutelas y relataron sus historias de desatención por las EPS, el superintendente dijo que esa era la muestra de que esas personas, “no estaban ni aseguradas ni protegidas, solo estaban afiliadas”.