El Ministerio de Justicia decretó la emergencia carcelaria por temas de salud y orden público. Para preservar la salud de los reclusos, sus familias, y funcionarios del Inpec.

Luego de los amotinamientos registrados este fin de semana en 13 centros penitenciarios del país que dejaron como saldo 23 reclusos muertos y 83 heridos, el Gobierno Nacional a través del Ministerio de Justicia, decretó la emergencia carcelaria por temas de salud y orden público. “El objetivo es seguir trabajando por las personas privadas de la libertad, los funcionarios y sus familias”, así lo anunció la ministra Margarita Cabello.

Esta declaratoria le permitirá al director del Inpec, tomar decisiones inmediatas y trasladar recursos de un sector a otro, para brindar solución a los problemas que se presenten por la crisis del Covid-19.

En el caso del hacinamiento, se podrán hacer traslado de los reclusos de un centro penitenciario a otro, o, a algún lugar donde sea necesario, también tendrá la posibilidad de clausurar cárceles.

En caso de presentarse nuevos hechos de amotinamiento, el director del Inpec, podrá solicitar la intervención de la Fuerza Pública para retomar el control.

En temas de salubridad tendrá el apoyo de todas las autoridades sanitarias tanto nacionales como departamentales, para atender la emergencia que se pueda presentar por cuenta del coronavirus. Internos que presenten problemas de salud podrían ser aislados.

Estas son algunas de las alternativas que tiene el general Norberto Mujica para darle solución a la crisis carcelaria en el país. El plan de contingencia deberá ser presentado en los próximos 5 días.