El secretario de Agricultura, Julio César Cortés Pulido, calificó la estrategia como un éxito en los dos frentes que se buscaban cubrir.

Esas dos líneas son : el  aprovechamiento de la cosecha cafetera quindiana de mitad de año (conocida como mitaca) y la generación de ingresos para las personas residentes en la región con dificultades económicas generadas por la llegada del coronavirus al país y el subsecuente aislamiento preventivo.

Adicionalmente anunció el funcionario, que en la zona de la cordillera ya se alcanza un 35% de la cosecha. Pero aparte de esto… “nos congratulamos con el hecho de que casi un 87% de los empleados son del Quindío, por lo general de zonas urbanas que conocieron del programa gracias a la estrategia de comunicaciones conjunta que se hizo con las entidades comprometidas con el tema”, declaró.

El programa se lleva a cabo en alianza con la Cooperativa de Caficultores del Quindío, el Comité Departamental de Cafeteros del Quindío y las 12 alcaldías, instituciones que aún tienen abiertas sus inscripciones en las sedes o a través de sus respectivas líneas telefónicas.