La iniciativa busca que el tiempo de trabajo semanal se reduzca a 40 horas. El Gobierno y los empresarios rechazan el articulado. Le restan dos debates para convertirse en ley.

La propuesta es del expresidente Álvaro Uribe, cuando aún hacía parte del Legislativo. La plenaria del Senado aprobó el proyecto de ley que reduciría la jornada de trabajo de los colombianos.

Esta pasaría de 48 a 40 horas semanales, una cifra menor a la que propuso inicialmente Uribe, que propuso que fueran 45. La Cámara Alta le dio su visto bueno a que el tiempo laboral fuera aún menor, teniendo en cuenta estándares internacionales.

Honorio Henríquez, senador del Centro Democrático, dijo que en promedio, en el país se trabaja más tiempo que en otras naciones de la región y del mundo.

“Hay una necesidad para que los trabajadores ayuden en los trámites de estudios y demás actividades de sus hijos, y que tengan tiempo para descansar, aprender nuevas habilidades, estudiar, etc.”, aseguró.

En concepto del congresista, las disposiciones incluidas en la norma no implican disminuciones en los salarios de los trabajadores y se verán traducidas en mayor productividad.

De acuerdo con la norma aprobada por el Senado -que hará tránsito a la Cámara de Representantes-, las 40 horas semanales de trabajo podrán ser distribuidas en 5 o 6 días, según acuerdo entre patronos y trabajadores.

Se garantiza un día de descanso a la semana y el número de horas laboradas diariamente podrá distribuirse de manera variable. Eso sí, habrá un tope de 9 horas.