Por primera vez en el Congreso de la República un miembro del Partido Farc, la senadora Sandra Ramírez, presidió una sesión plenaria que resaltó como “un debate en el marco del respeto y defensa de la vida, el acuerdo de paz y los derechos humanos”.

A propósito de los cuatro años que cumple la firma del Acuerdo Final de Paz  entre el Gobierno colombiano y la exguerrilla de las Farc, la plenaria del Senado de la República, en sesión mixta, lleva a cabo un debate de control político sobre el incumplimiento del Gobierno Nacional a las garantías de seguridad pactadas con firmantes de Paz, asesinatos de líderes y lideresas sociales y masacres que vienen azotando al país.

Estadísticas sobre el nivel de asesinatos de líderes sociales, entregó la senado Aida Avella al indicar que entre el 1 de enero al 23 de noviembre de 2020, fueron asesinados 259 líderes, 234 de ellos eran hombres y 25, mujeres. Y entre el 1 de enero al 20 de noviembre del presente año, 242 excombatientes de las FARC han sido ultimados.

En el tiempo de cuarentena por Covid-19, durante el periodo del 23 de marzo al 23 de noviembre, Avella señaló asesinatos de 179 líderes. Otro de los citantes del debate, el senador Jorge Robledo , destacó que después de cuatro años de la firma del acuerdo de paz, hay un gran avance en medio de las críticas y dedicó parte de su intervención a las operaciones militares de Estados Unidos en Colombia, en meses pasados.

Seguido, en cuanto al Acuerdo Final de Paz, la senadora Victoria Sandino de la Farc comentó que “hoy es un día para que los colombianos estuviéramos celebrando los cuatro años de la firma del acuerdo de Paz, un acuerdo que se hizo con una esperanza infinita, para que este país pudiera pasar la página de la violencia, de la guerra”.

Asimismo, a nombre del partido político que integra, exigió al Gobierno Nacional explicaciones sobre qué ha pasado con la puesta en marcha de la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad y del Sistema Integral de Seguridad para el Ejercicio de la Política, al igual qué acciones han adelantado para proteger la vida de miles de líderes sociales.