La petición se sustenta en el cierre de las clínicas Aman y Santa Ana, que atienden a ocho mil docentes y a sus familias. Insisten en una intervención para responder a la emergencia del Covic-19 y otras.

 

Las dos clínicas fueron cerradas por la Dirección Territorial de Salud, ante la falta de garantías para la atención de los pacientes:

Se agrava aún más la atención en salud al magisterio caldense, no solo por la crisis generada por el COVID 19, situación que deterioró el ya deficiente servicio que presta la entidad Cosmitet, ahora el cierre preventivo de las clínicas Santa Ana y Aman por parte de la Dirección territorial de salud, debido a la violación de los protocolos requeridos, colocan a los docentes y sus familias en una situación más delicada sin servicio de urgencias, hospitalización, laboratorio, cirugías y otros.

La Junta Directiva de EDUCAL, en las denuncias que ha venido realizando sobre el deficiente servicio y en el documento dirigido a la FIDUPREVISORA, ya alertaba acerca del riesgo y el plan de contingencia presentado por Cosmitet para éste período, en ningún momento planteó soluciones, al contrario casi clausuro la atención, hoy nuevamente queda demostrado el incumplimiento que la entidad hace al contrato firmado.

Por tal motivo, no solo reiteramos las denuncias sino que solicitamos a la Dirección Territorial de Salud, a la Secretaría de Salud, a la Procuraduría, a la Defensoría del Pueblo, su urgente intervención para que se le garantice al magisterio del departamento el acceso al servicio y se tomen las medidas necesarias que conduzcan a la sanción respectiva.

De otra parte exigimos a Cosmitet gestione de manera inmediata con otros centros hospitalarios la atención del magisterio y sus familias, con garantías de accesibilidad y oportunidad tal y como lo requiere la situación.

José Darío López Salgado

Presidente