La Procuraduría General de la Nación evidenció que de 10.679 Instituciones Prestadoras de Salud,  solamente 1.454 han recibo elementos de protección personal.

Teniendo en cuenta que los trabajadores de la salud enfrentan un alto riesgo de contagio, como primera línea de atención de pacientes con covid-19, la Procuraduría ha venido exigiendo a las ARL la entrega inmediata, completa y con calidad de los elementos de protección personal para los trabajadores que laboran en las clínicas y hospitales públicos y privados del país.

Como parte de una acción preventiva en la que el Ministerio Público inició una vigilancia al cumplimiento por parte de las ARL de la obligación de garantizar la salud y la seguridad de los trabajadores de este sector, encontró que a la fecha solo han suministrado 540 caretas de protección, 29.815 respiradores N95, 1.042 monogafas, 12.280 batas antifluidos, 517.092 mascarillas quirúrgicas y guantes de látex, elementos desechables de único uso, indispensables para el desarrollo de las actividades de los cerca de 680.000 trabajadores del área de la salud que se estiman laboran en este sector.

Para la Procuraduría llama la atención que a un mes de haber sido expedidos los decretos 488 y 500, que impusieron la obligación a las ARL, solamente 1.454 empleadores hayan recibido algunos de los elementos de bioseguridad, situación que se torna aún más delicada si se tienen en cuenta las estadísticas del Instituto Nacional de Salud, que reportan 417 casos de contagio en trabajadores relacionados con la atención a pacientes con covid-19.

Cuestionó que un número importante de IPS del país, como, por ejemplo, los 5 hospitales públicos del departamento de Huila (Hospital María Auxiliadora, ESE Hospital Tulia Duran de Borrero, ESE Hospital del Perpetuo Socorro, ESE Hospital Municipal de Algeciras y ESE Hospital San Francisco de Asís) y 3 del Tolima (Hospital San Rafael Dolores de Chaparral, Hospital Reina Sofía de Lérida y Hospital Nuestra Señora del Carmen de Apicalá) no hayan recibido por parte de las ARL elementos de bioseguridad.

En el caso del Hospital San Antonio de Taraza (Antioquia) únicamente recibió 12 mascarillas quirúrgicas, 2 respiradores N95, 9 guantes estériles y 147 guantes no estériles, y la ESE Miguel Barreto López (Huila), 600 guantes no estériles y 300 mascarillas quirúrgicas, para los trabajadores de la salud por parte de sus ARL.

Solicitó a las ARL un informe en el que se relacionen los montos invertidos en la compra de elementos de bioseguridad, tipos, cantidades y características de los EPP (Elementos de Protección Personal) adquiridos, fechas, lugares y empleadores a los que se les ha entregado, con el fin de establecer a nivel nacional el cubrimiento que se está dando a los trabajadores de la salud.

Finalmente, la Procuraduría recordó que el deber que tienen las ARL de entregar elementos de protección personal, no exime de esta obligación a los empleadores, quienes  deben garantizar que sus trabajadores laboren con las medidas de protección correspondiente.