La Superintendencia de Industria y Comercio iniciará investigación a seis empresas y 12 personas jurídicas. Los directivos formularon pliego de cargos contra las empresas Prosan en liquidación, Surtipiel, Agrosan, Charry Trading, Frigocentro y Cercaldas, por presunta cartelización en el mercado de subproductos bovinos.  Empresas que operaban en cinco municipios de Caldas.

Según la entidad las empresas mencionadas presuntamente desarrollaron un sistema anticompetitivo en el mercado de producción, distribución y comercialización de subproductos derivados del sacrificio de bovinos y de porcinos en la ciudad de Manizales, y en los municipios de Chinchiná, Palestina, Neira y Aránzazu

La Superintendencia formuló pliego de cargos contra 12 personas naturales vinculadas con las empresas investigadas. Se investiga si estas personas habrían facilitado, autorizado, ejecutado o tolerado los comportamientos investigados.

Las personas naturales investigadas son Jorge Hernán Toro Mejía, representante legal principal de Porsan, de Cercaldas y de Frigocentro; Luis Felipe Toro Mejía, representante legal suplente de Prosan, de Cercaldas y de Frigocentro; John Jairo Dávila Alvarado, asesor comercial de Prosan;

Además de Albino Giraldo Jiménez, representante legal y accionista de Sutipiel; Ana Graciela Giraldo Jiménez, gerente de Surtipiel; Adolfo Charry Martínez, representante legal y accionista de Charry Trading.

También están vinculados Diomer Alberto Valencia Giraldo, gerente de abastecimiento de Agrosan; José Julián Betancur Montoya, miembro de junta directiva de Agrosan; Rubén Darío Montoya Ochoa, accionista para la época de los hechos de Agrosan.

Francisco Álvaro Montoya Ochoa, accionista para la época de los hechos de Agrosan; Tatiana Botero Gutiérrez, gerente general de Frigocentro y contratista de Prosan y Aurelio Calderón Marulanda, abogado asesor de Prosan.

Según la SIC, se celebraron contratos y acuerdos verbales de abstención de concurrencia celebrados entre Prosan y algunos de sus competidores (Surtipiel, Charry Trading y Agrosan).   Se acordó que el único agente que compraría subproductos derivados del sacrificio de bovinos y de porcinos fuera Prosan en liquidación.

Se evidencio un abuso del control indirecto que ostentaba Prosan en la empresa Frigocentro, luego de restringir la entrada de posibles competidores en el mercado de adquisición de subproductos en la zona de influencia.

Además de la constitución de Cercaldas para continuar las conductas anticompetitivas de la empresa Prosan y mantener su posición en el mercado de producción, distribución y comercialización de subproductos derivados del sacrificio animal.

La Superintendencia señaló que, de comprobarse la violación de las normas de libre competencia económica, las empresas infractoras serian sancionadas hasta 100.000 salarios mínimo.  A las personas naturales, se podrían imponer sanciones hasta 2.000 salarios mínimos.