La medida implica el traslado de 731.421 afiliados de los departamentos de Antioquia, Valle del Cauca, Santander y Nariño a otras EPS debidamente autorizadas. El alto número de quejas de los usuarios y la cartera acumulada llevaron a la decisión.

El alto número de quejas, la demora de respuesta a los usuarios y los niveles de cartera acumulada con su red de prestación, generan riesgo para el aseguramiento en salud de estos departamentos. La EPS Medimás dejará de operar en Antioquia, Nariño, Santander y Valle del Cauca porque no brinda las garantías para el aseguramiento y la prestación de los servicios de salud de 731.421 afiliados en estos departamentos.

La Superintendencia Nacional de Salud ordenó la revocatoria parcial de autorización de funcionamiento en estos departamentos, tras evidenciar que pone en riesgo la garantía al acceso efectivo de los servicios de salud, la seguridad de los afiliados y la destinación de los recursos del sector.

Respecto de esta decisión será el Ministerio de Salud y Protección Social el encargado de realizar el proceso de traslado de sus afiliados a otras Entidades Promotoras de Salud que no tengan ninguna medida de vigilancia y se encuentren debidamente autorizadas.

Mientras se realiza el traslado efectivo de todos los afiliados en esos departamentos, Medimás está obligada a garantizar la atención y acceso a los servicios de salud en condiciones de oportunidad, accesibilidad, seguridad, pertinencia y continuidad; así como el pago de las obligaciones con los prestadores y demás proveedores de dichos departamentos.

La actual decisión se tomó luego de realizar una rigurosa revisión de las objeciones presentadas por la EPS a la Resolución 10258 del 15 de septiembre de 2020, mediante la cual la Superintendencia había ordenado el inicio del proceso de revocatoria parcial de la autorización de funcionamiento de Medimás en esos departamentos.

Esta revocatoria parcial es la tercera que recae sobre esta EPS en los últimos 14 meses y con la cual ya suman 15 departamentos donde deja de operar como asegurador. En septiembre de 2019 se ordenó su salida de los departamentos de Cesar, Chocó y Sucre, donde tenía 52.555 afiliados; y posteriormente, en junio de este año, se ordenó la misma medida para los departamentos de Atlántico, Arauca, Bolívar, Cauca, Cundinamarca, Guainía, La Guajira y Magdalena, donde contaba con 319.223 usuarios.

Incumplía pagos a su red

El monitoreo de la Superintendencia demostró que la EPS Medimás presentaba incumplimiento reiterado en los pagos a los prestadores de los cuatro departamentos, toda vez que no hacía el giro oportuno de los recursos para las obligaciones por concepto de servicios y tecnologías en salud.

Según los reportes que la propia EPS hacía a la Supersalud, para junio de 2020 acumulaba con su red prestadora de estos departamentos una cartera total de $354.512 millones, en tanto que la cartera con vencimiento mayor a 180 días pasó de $37.794 millones en junio de 2019 a $117.046 millones en junio de 2020, lo que representó un aumento de 210%; teniendo en cuenta esa cartera existente, se alerta sobre un posible riesgo de iliquidez.

En el aspecto financiero, los indicadores de Medimás en estos cuatro departamentos muestran un incumplimiento recurrente en ítems como: porcentaje de conciliación de glosa, nivel de endeudamiento, capital mínimo, patrimonio adecuado, inversión de reservas técnicas, razón corriente, porcentaje de radicación de recobros, porcentaje de recaudo de cartera y comportamiento de recaudo de cartera, entre otros.

En los 10 días siguientes a la notificación de esta medida, Medimás deberá presentar ante la Superintendencia Nacional de Salud un cronograma a ser ejecutado en un término no superior a tres meses con las actividades para conciliar, depurar y pagar la cartera con las Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud públicas y privadas y con los proveedores de servicios y tecnologías en salud.