La Federación Nacional de Cafeteros, de la mano de Almacafé, llega a algunos de los rincones más apartados del país para valorar mejor la calidad de su café, con un vehículo acondicionado como laboratorio.

El laboratorio móvil, donde se realizan pruebas de taza, llegará gradualmente a las diferentes regiones cafeteras, como ya ocurre con Quindío, Risaralda y esta semana en Santander.

Venciendo las barreras geográficas de la distancia en la ruralidad, la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), de la mano de su brazo logístico Almacafé, sigue a la caza de los mejores cafés del país para ayudar a sus productores a mejorar su ingreso.

Se trata de la llamada Taza Móvil, por medio de la cual la institucionalidad cafetera llega a algunos de los rincones más apartados del país para evaluar la calidad del café de cada productor y reconociendo precios diferenciados por calidad de la taza.

Esta estrategia no sólo permite retroalimentar a los caficultores sobre la calidad del grano que producen para así continuar o mejorar sus procesos, sino para detectar cafés diferentes, sobresalientes y exóticos, tesoros escondidos en la geografía cafetera colombiana, para ofrecerlos a clientes exigentes que buscan nuevos productos y mejores cafés, y están dispuestos a pagar más por el grano.

Almacafé acondicionó un vehículo como laboratorio, donde se realizan pruebas de taza, el cual llegará gradualmente a las diferentes regiones cafeteras, como ya ocurre con Quindío, Risaralda y esta semana Santander.

“Este camión hace pruebas a nivel de productor y así ayuda a detectar aquellas tazas sobresalientes, de forma que el cafetero pueda recibir un mejor precio por un café con cualidades distintivas y apreciadas.

La calidad es el alma del café colombiano”, destacó Roberto Vélez Vallejo, Gerente General de la FNC. Directores Ejecutivos de los departamentos que ya recibieron la visita de este laboratorio móvil resaltaron la gran receptividad entre los productores y mostraron la mejor disposición para ponerlo al alcance del mayor número de caficultores.