En un verdadero problema se ha convertido para la red hospitalaria lograr el reconocimiento y el pago de la vacunación a cada IPS , ya que son largos y complejos,  lo que ha generado que no reciban recursos por esta labor.

Según la Resolución 166 de 2021, se estableció la metodología para determinar el valor que se le reconocería a las IPS por costos asociados en la vacunación.

La serie de trámites establecidos allí buscan  la validación de la labor ya cumplida por cada hospital , pero para que sea efectivo, es necesario realizar la larga lista de procedimientos.

Los trámites que se deben adelantar, involucran a las EPS y las IPS, que deben actualizar la información a una plataforma establecida denominada PAIWEB 2.0, que es donde deben registrar a las personas que han sido vacunadas por cada hospital, de allí se debe originar la facturación de la entidad, las EPS debe validar la información y luego se debe realizar el pago por para del Fondo de Emergencias.

Este procedimiento se ha convertido en un viacrucis para la red pública, que, a pesar de que ha cumplido con la vacunación sin problema alguno. Llevar todo el trámite está ligado a inconvenientes con las plataformas que no funcionan adecuadamente y la validación  de la EPS no ha sido la más efectivo y ágil, causando retrasos

Los centros asistenciales que hacen parte de la Asociación de Hospitales de Risaralda, AHR, piden al Ministerio de Salud y a los organismos de control, que los procesos que se implementaron para hacer la verificación de los diferentes procesos de reconocimiento y pagos a las IPS originados por la pandemia, en esta caso pruebas y vacunación, se agilicen con las respectivas EPS y se cumplan con los pagos correspondientes.

“A las dificultades que en la actualidad presenta la red pública hospitalaria con la elevada cartera que tienen las EPS, se le suma esta deuda a las IPS del departamento, quienes han contratado y dispuesto de todo el personal necesario para cumplir con los protocolos y la resoluciones dispuestas por el Gobierno Nacional, pero los procesos no son los más agiles y efectivos para cumplir con estos pagos”, dijo la directora ejecutiva de la Asociación de Hospitales de Risaralda, Olga Lucía Zuluaga Rodríguez.

Un ejemplo claro, que se presenta en el departamento, lo tiene el Hospital San Vicente de Paúl,  en el municipio de Apía, que desde el inicio de la labor para enfrentar la pandemia, no ha recibido los pagos correspondientes. En el caso de pruebas realizadas le deben $ 90 millones , y por la labor de vacunación que no ha parado en el
departamento, ya suman los $70 millones .

“Seguimos en manos de las EPS, porque son estas las que verifican si es cierto que se ha cumplido con las personas vacunadas, aunque paga un tercero. Son estas las que dicen si es verdad o no, generando una desconfianza como si no fuéramos unas instituciones serias. Además las plataformas no funcionan de forma adecuada, se mantienen
inhabilitadas dificultando los procesos”, dijo Johana Paola Posada, gerente del Hospital San Vicente de Paúl de Apía.