Para Mónica Ledher, la transformación del predio en el Ecoparque Jardín del Quindío, es el renacimiento del sitio que lleva en el corazón.

Como invitada del gobernador Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas a la rueda de prensa que la gobernación convocó junto a la Sociedad de Activos Especiales – SAE, la hija de Carlos Lehder Rivas confesó que el anuncio era “Un asunto emocional, al ser el lugar donde pasé gran parte de la infancia, que fue mi parque de recreación. Allí viví los mejores años de mi vida”.

Su participación en el evento representó para ella, el cierre satisfactorio a una historia que la ha seguido durante toda su vida. “Siempre fue un peso esperar qué se iba a desarrollar allí, los proyectos que se proponían y que no me terminaban de convencer. A diferencia de esta iniciativa, que es verdaderamente un renacer, la prueba de que algo puede cambiar, que puede mejorar, que la reconciliación es algo posible en este departamento”, expresó.

Precisamente la reconciliación, le ha dado a Mónica Lehder una manera de sanar sus heridas y de aprovechar una circunstancia difícil para convertirla en algo altruista: junto con Juan Pablo Escobar (hijo de Pablo Escobar Gaviria), y Miguel y William Rodríguez (hijos de los Rodríguez Orejuela), trabajan en un proyecto centrado en la paz, el perdón y la reconciliación: “Aunque nos decían que necesitábamos repercusión, venganza y odio, decidimos llevar al mundo la verdad del narcotráfico y de esta manera no repetir la historia”, concluyó.