Hace 30 años llegue a Radio Manizales, procedente de la Voz de los Andes propiedad en ese entonces del marmateño, Alberto Gallego Estrada. Treinta años de periodismo, que hoy concluyen.

Por Argemiro Rincón

Por estos días el calendario me está diciendo que hace 30 años llegue a Radio Manizales Sociedad Limitada, procedente de la Voz de los Andes propiedad en esa época del viejo profesor, gallero y escritor marmateño Alberto Gallego Estrada.

Si señoras  y señores, llegue a la “RATONERA”, como coloquialmente llamó en su momento a la  vetusta sede de la carrera 22 con calle 20, en inmediaciones del denominado “fogoncito2”  comercial” de la capital caldense, el siempre controvertido y francote, Cardenal emérito de Tunja, monseñor José de Jesús Pimiento Rodríguez, en sus épocas de  jefe de esta Arquidiócesis. Hoy este sector se conoce como el Centro Histórico de Manizales.

Llegué  para desempeñarme como auxiliar del Noticiero Todelar de Caldas, preferiblemente en la redacción política y para ocupar la plaza que dejaba la Filósofa Mariela Márquez Quintero quien, por esas calendas, hacia su tránsito hacia la cadena Caracol, para dedicarse igualmente a la redacción económica. Hoy día, la profesora universitaria Márquez Quintero es especialista en el conflicto armado y proceso de paz.

Allí estaban… nada más y nada menos que:

El Doctor Javier Giraldo Neira quien oficiaba como gerente regional  y director de deportes para el denominado Circuito Todelar de Colombia.

Don Carlos Ernesto Gonzales Álzate, Caregon, con cuyo seudónimo  firmaba” Revista a la Ciudad”,  una de las columnas más tradicionales del matutino La Patria, ya no conservador, de circulación regional. Él, quien se desempeñaba como director artístico,  fue el que me diera la oportunidad de acompañarlo en su escuchado Magazín Sabatino de las mañanas.

El Licenciado José Luis Zuluaga Soto. Si señores Licenciado…fue en su momento el único periodista de la ciudad de Manizales y el departamento de Caldas con academia (su título lo obtuvo en una de las universidades de la capital de Antioquia).  Por su formación y vocación por las comunicaciones, Zuluaga Soto se convirtió en formador de periodistas y fuimos muchos los que recibimos sus enseñanzas en su informal escuela.

A él, como Director del Noticiero Todelar de Caldas, acompañado por su escuela, le correspondió enfrentar miles de batallas periodísticas incluido aquel hecho señalado como el “Robo a Caldas”, donde quedaron en el ojo del huracán casi todos los miembros de la dirigencia política del departamento y se dilapidaron cuantiosos recursos del erario público; pero, como se  volvió tradicional hasta ahora en nuestro país, ninguno pago con cárcel sus deslices… Claro que otros dirían… ¡ NO se les comprobó nada !.

En la sala de redacción del NTC…me encontré igualmente con otras personas como  Martha Inés Betancourt Sánchez, quien años después resolvió compartir su vida y de veras que lo ha hecho con Víctor Manuel Castrillón y que hoy permanecen radicados en Norte América, desde La Opinión Ciudadana,  Betancurt Sánchez fue reconocida por su periodismo social.

Igualmente hicieron parte del trabuco noticioso, cerrando la década de los años ochenta Martha Lucia Vanegas, dedicada también, a la redacción económica y a quien un rolo (Juan Carlos) se le robo el corazón y se la llevo… El Profesor de Química del Instituto Tecnológico Superior, Hernán Cortés Castro con su Informe Informal; Oscar Campuzano Rojas, “el enano perverso” como lo bautizo el licenciado, dedicado ciento por ciento a la redacción judicial y un verdadero detective.

Las voces noticiosas, que retumbaban en todo el occidente colombiano fueron las de El Mariscal, Bismarck Osorio Bahamon y el exmarino mercante, José Fernando Zuluaga Muñoz quien ya está en el valle de los recuerdos.

Me sería imperdonable no mencionar al protagonista de la tradicional y cincuentenaria sección del NTC, “La Otra Cara De La Noticia”, el excelente sacerdote y mejor ser humano Efrain Castaño. Nuestro, inolvidable asesor espiritual.

También recuerdo, a Luis Ernesto Ayala Valencia, el alumno aventajado del cronista taurino asesinado en el mes de noviembre del año 1985, don Pepe Valencia. Nadie dijo quien lo mato, ósea otro crimen sin resolver.  Paco Ayala, para que no queden dudas, hoy médico veterinario al servicio de la Dirección Territorial de Salud de Caldas, no ha dejado morir la información y la afición por la fiesta brava.

Por ultimo, pero no menos importante, destaco a Ana María Restrepo, quien oficiaba como secretaria en la época y  después se convertiría en la madre de los hijos del comentarista deportivo Olmedo Correa y Correa. También estaban Fernando Torres Trujillo el mago del departamento de grabación, “cacharro” le decían y no le gustaba mucho que digamos;

Arley Londoño Hernández y su espectacular registro de voz, locutor por excelencia de la emisora Ondas del Nevado, y ha hombres expertos en las consolas como; el atlético Alejandro Acevedo, el simpático Mario Muñoz Molina, el hombre de las tres emes; el hombre de rostro adusto Alberto Sánchez Gallego, mi buen amigo, que en  paz descanse y el sereno de Álvaro Pava Correa. Mención a parte para Álvaro Bejarano y Alberto Castaño Cruz conductores del radio guiá numero 26.

Han sido tres décadas al servicio de una empresa, que también contó como sede al piso 18 del edificio de seguros Atlas y desde hace 18 años en el sector de Milán al oriente de la zona urbana del municipio de Manizales.

Son muchas las personas,  los hechos, las noticias, las experiencias y las vivencias conocidas…

…hoy solo quedan en el recuerdo de nostálgicos como yo,  que forjaron mi vida, me permitieron conformar una familia, educar unos hijos y compartir una vida, siempre al servicio de la reconocida primera emisora de Caldas. Son tres décadas,tres veces diez años, que llevo al servicio de esta casa radial…