Son del pregrado en Biología  y llevan 60 días confinados en  Oxapampa,  ya que el cierre de las fronteras internacionales en ambos países no les ha permitido viajar.

Angie Nathalia Romero Gómez, María Daniela Guevara Guevara y Yeison Eduardo Vega Garrido viajaron al vecino país con el patrocinio del Jardín Botánico de Misuri para asistir al curso internacional “Christopher Davidson y Sharon Christoph” Ecosistemas Andino-Amazónicos, en Oxapampa, realizado del 1° de febrero al 31 de marzo.

Los estudiantes, quienes se encontraban en campo cuando se decretó la cuarentena en Perú, no tuvieron más alternativa que refugiarse en las instalaciones del Jardín Botánico. Sin embargo, lo que parecía una situación de un par de semanas, terminó siendo una incertidumbre para ellos y sus familias.

Ellos, junto con otros tres estudiantes de Ecuador, cinco de Perú y los docentes del curso, siguen alojados en carpas y camarotes del Jardín Botánico, que, ante la emergencia de la situación, no dudó en brindarles alojamiento y alimentación durante las primeras semanas.

En condición de vulnerabilidad

“Nuestra situación es un poco más compleja porque somos estudiantes de escasos recursos, respondemos por nuestra propia solvencia económica, y en mi caso particular respondo también por mi familia, entonces ha sido bien difícil en términos económicos y emocionales”, afirmó Angie Nathalia Romero Gómez.

La profesora María Argenis Bonilla Gómez, del Departamento de Biología de la Facultad de Ciencias de la UNAL, señala que “gracias a la gestión de Bienestar Universitario de la Facultad, hoy los estudiantes cuentan con ayuda psicológica y un apoyo económico que les permitirá solventar la alimentación en los próximos días”.

Sin embargo, afirma que lo que realmente se necesita es que los jóvenes puedan volver pronto a Colombia, pues prácticamente están sobreviviendo y los impactos emocionales son fuertes.

“En estos momentos estoy haciendo mi trabajo de grado y es muy complicado, porque a veces emocionalmente uno no se siente con tantas ganas de trabajar”, señaló la estudiante Romero, y añadió que gracias a la gestión de sus docentes Argenis Bonilla y Dolors Armenteras, y a la Facultad de Ciencias, han podido sentir el respaldo de la Universidad en medio de la difícil situación.

Vuelo humanitario

El próximo 1° de junio habrá un vuelo humanitario con colombianos retornados. No obstante, los estudiantes, pese a haber reportado su situación ante el Consulado de Colombia en Perú, no fueron tenidos en cuenta, aunque guardan la esperanza de poder volver con sus seres queridos en otro vuelo programado para el 12 del mismo mes.

Tanto Angie Nathalia como la docente Bonilla reiteran que la comunicación con los entes estatales ha sido muy difícil, por lo que esperan ser incluidos en el próximo vuelo, dentro de 15 días. Por su parte, la UNAL apoyará a los estudiantes con el costo del vuelo humanitario, que es de alrededor de 380 dólares.

Según Angie Nathalia, su situación es un reflejo de lo que una gran cantidad de colombianos están pasando en el exterior, pues muchos de ellos no cuentan si quiera con un techo donde pasar la noche, evidenciando un preocupante abandono estatal.