Así lo confirmó el presidente Iván Duque Márquez. Será un proceso de apertura gradual, sometido al cumplimiento de los protocolos de bioseguridad, expresó.

“La idea no es que este lunes estén abiertos todos, así como si fuera un proceso automático”, subrayó el mandatario al responder preguntas de los ciudadanos en el Facebook Live de los fines de semana.

Explicó que la gradualidad implica que “tengamos los protocolos, que tengamos los aforos, porque son aforos que no pueden superar el 30 por ciento”, y enfatizó que “no tendremos habilitadas plazoletas de comidas”.

Explicó, además, que la gradualidad también significa la realización de pilotos y en algunas ciudades van a ir habilitando “esos centros comerciales de manera gradual, verificando que los protocolos se estén cumpliendo y que los aforos se estén cumpliendo”.

A ese respecto, puso como ejemplo que el sábado un equipo del gobierno nacional acompañó al alcalde de Bucaramanga “mirando algunos de los pilotos” y agregó que tal labor se hizo en Medellín la semana pasada.

También indicó que “hay ciudades que van a retrasar la entrada de esos sectores, por lo menos durante unos días más, bien sea porque están haciendo control epidemiológico en lugares donde podemos tener conglomerados del virus (covid-19) o porque tienen alguna situación grave desde el punto de vista de crecimiento de contagios y de muertes”.

“Por eso, lo que nosotros hemos hecho desde el Ministerio de Salud es mantener un enfoque regionalizado, con esa gradualidad, pero empezar a dar pasos en muchos lugares del país”, manifestó.

Por ahora, no hay apertura de iglesias

Durante la sesión del sábado, el presidente también fue consultado sobre la fecha de apertura de las iglesias.

Explicó, a ese respecto, que en estos lugares se producen “contactos prolongados de corta distancia entre personas”, circunstancia que favorece la expansión del covid-19.

Sin embargo, señaló, que a “medida que tengamos distanciamiento físico, el uso de tapabocas, disminuimos considerablemente esa propagación” y en ese sentido se han venido evaluando protocolos. Y “la idea es ir desarrollando unos pilotos, porque sabemos que para muchas personas esto es bien importante en su vida espiritual y, además, es importante en nuestra sociedad”.

Recordó que como se han limitado los eventos (concentración de público), “lo que queremos es desarrollar los protocolos”.

Aseveró, por último, que “es un esfuerzo que tenemos que hacer todos para quitarle velocidad de propagación a este virus”.