En diciembre del 2018, la Unidad para las Víctimas realizó el acto de cierre del Plan de Reparación Colectiva en este municipio, tras cinco años de cumplir acciones concertadas  con las víctimas.

La Unidad cerró el proceso de Reparación Colectiva con el sujeto de reparación Mistrató, en un acto que se cumplió el 15 de diciembre de 2018, al que asistieron las víctimas que conformaron el comité de impulso en la localidad, autoridades del territorio y organismos cooperantes internacionales.

Ese día, la comunidad instaló una placa sobre el proceso cumplido y sembró árboles en honor a las víctimas fallecidas en el marco del conflicto.

Durante este proceso se lideraron acciones como: el fortalecimiento de la empresa de máquinas planas, la capacitación en formulación de proyectos productivos agropecuarios e incentivos de capital semilla, la adecuación del centro de acopio (galería), la ampliación de aulas de clase que permitieron un mejor desempeño educativo a los menores desplazados, la restitución de predios abandonados, la entrega de implementos deportivos, maquinaria y materia prima agrícola, entre otros.

“El trabajo realizado por la Unidad en el municipio de Mistrató fue muy juicioso y sobretodo apegado a las necesidades de la comunidad víctima, se llevaron a cabo acciones importantes de proyectos productivos para el beneficio de la población, pero creo que uno de los aspectos más relevantes fue el realizado en el aspecto psicológico y emocional con Entrelazando, que las víctimas sanen sus heridas internas es lo más grande que podemos hacer por ellas”, explicó Laura Moreno, directora territorial de la Unidad para las Víctimas en Eje Cafetero.

En el desarrollo de este plan integral de reparación también se realizaron ejercicios de memoria colectiva, recuperación de confianza por intermedio de la estrategia tejedores y tejedoras y actos simbólicos de memoria y no olvido, todo esto conllevó a la generación de un camino de esperanza, recuperación de la identidad y reconciliación en Mistrató.

El 25 de noviembre de 2013, la Unidad para las Víctimas reconoció a Mistrató, como sujeto de reparación colectiva, tras la aprobación del plan de reparación, las actividades cumplidas permitieron recuperar la confianza de la comunidad víctima en las entidades del Estado y contribuyeron a la restauración emocional y moral de quienes sufrieron las consecuencias de los enfrentamientos.

Rodrigo Ortiz, coordinador de la Mesa de Víctimas del municipio, aseguró sobre el proceso: “A través de la Unidad se han logrado muchos proyectos importantes para las víctimas, uno de los más sobresalientes y que está dando de qué hablar es el de cafés especiales, en el tema deportivo también se adelantaron acciones relevantes con la entrega de implementación para realizar campeonatos, en San Antonio del Chamí contamos ahora con panadería y hay maquinaria suficiente para todo el tema de confección, en resumen un trabajo fundamental para la recuperación de las víctimas, un trabajo con el esfuerzo de todos”.

Entre los principales daños colectivos que sufrió la población en el marco del conflicto armado, se encuentran: el despojo de tierras, los daños políticos por los homicidios y amenazas que sufrieron los líderes, la interrupción de las actividades económicas y agropecuarias por el desplazamiento masivo de los campesinos, las afectaciones psicosociales por el temor, la desconfianza y a la pérdida de valores culturales y comunitarios.

En la actualidad, la Unidad para las Víctimas continúa con el proceso de atención y asesoramiento a cerca de 2.818 personas en el municipio de Mistrató, en materia de reparación individual la Unidad ya entregó la indemnización administrativa a 937 víctimas con una inversión de recursos de $5.310 millones de pesos.